El Trabajo Del Músico

Ayer me hicieron una entrevista para un canal de televisión que me dio la idea de escribir este blog. Usualmente las entrevistas son genéricas y los que se encargan de hacer las preguntas por lo general terminan la entrevista con la misma pregunta de siempre: “¿Qué le recomiendas a los jóvenes que están empezando y quieren formar una carrera como músicos exitosos?”

Es una pregunta que siempre me ha costado contestar porque se me vienen muchas cosas a la cabeza. No se a qué exactamente se refieren con el término exitoso, para mí es algo extremadamente subjetivo, pero pienso que se refieren en qué se necesita para ser una “estrella musical”. Para algunos ser exitoso sería tocar en un bar para amigos y que se llene de gente conocida y simplemente pasar un buen rato. Otros es hacer su propio estudio de grabación, o hacer una banda de rock y que tu rola pegue en la radio. Todas son opciones válidas y todos tenemos derecho de tener nuestras propias metas dependiendo de nuestros propios intereses; al final del día es lo mismo que con cualquiera otra carrera. Si un cineasta cree que el éxito radica en llegar a los Oscar, o un pintor en hacer una exposición de su obra, o para un diseñador de moda exponer en París, hará lo que sea para cumplir esas espectativas. El cielo es el límite y es siempre bueno tener metas grandes.

En general estamos en una época que para sobresalir en cualquier ámbito, no solo el musical, es bastante complicado debido a la enorme cantidad de personas que están haciendo lo mismo que vos. Hay muchos músicos haciendo proyecto todos los días, no solo en Nicaragua, sino en todo el mundo. Creo que ahí es puede estar la diferencia, en hacer algo diferente. Pero que sea original o similar eso también es muy subjetivo en la música, así que en resumidas cuentas lo importante es que tengás seguridad en vos mismo y en lo que estás proponiendo como músico, seas compositor, productor, arreglista, sonidista, toques en una banda de rock o en un ensamble clásico.

En mi experiencia como músico he tenido diferentes trabajos tanto de cantante, corista, arreglista, compositor, docente, director artístico y un largo etcétera. He trabajado tanto en una banda de rock, como dando clases particulares; desde un estudio de grabación, hasta tocando en festivales grandes. Y es que la idea que tienen muchas personas que si no te volvés Lady Gaga a los 25 ya no podés ser músico está muy lejos de la realidad. La inmensa mayoría de músicos hacemos varias cosas para poder tener dinero para pagar la renta y tener sentido de bienestar. Nos hemos diversificado porque entre más cosas sepás hacer, y entre más proyectos tengás, más oportunidades hay de “matar al chivo”. Qué más quisiera yo tener millones para poderme dedicar solamente a crear nuevas y mejores rolas todos los días, tocar el piano hasta que me sangren los dedos y leer todo el día para que mis letras tengan algo interesante que decir. Pero la realidad está cimentada en piedra sólida y me exige pensar en cómo puedo desarrollar mejor mi carrera para poder ser un profesional como cualquier otro en esta sociedad.

He aquí unos consejos que podés tomar en cuenta si estás empezando como músico y querés tomar al toro por los cuernos.

Preparate lo mejor posible.

Si algún músico posicionado va a contratar a un pianista, este se asegurará que sea el mejor posible, o que tenga un estilo único, sepa leer partituras, etc. En un mundo extremadamente competitivo es indispensable manejar lo mejor posible el instrumento de tu elección, ya seas guitarrista, baterista o cantante. Preparate en una escuela de música, con maestros particulares o con tutoriales por internet (ojo, esto requiere de una enorme cantidad de disciplina “rigio”, y de extremo cuidado para no desarrollar una mala técnica en tu instrumento que pueda a la larga perjudicarte). De la misma forma si vas a ser productor, sonidista, director de orquesta, músico de sesión y un largo etcétera.

Usa las redes sociales para promocionarte

Todo el mundo está en facebook o Twitter. Si tenés un proyecto como solista o con tu amigos músicos, es indispensable que tengas una página donde los fans puedan escuchar tu música, ver tus videos y saber cuándo será tu próximo concierto. De la misma forma si sos profesor de piano o si estás en un ensamble coral clásico, es importante que la gente sepa que existís, sino va a ser más difícil que te encuentren y por ende que te contraten.

Es un trabajo

Sé que para muchos esto es difícil, sobre todo por el carácter romántico y bohemio de la profesión, pero para los músicos profesionales, que tienen familia y estabilidad financiera, es un trabajo que requiere la misma seriedad como que trabajaran en un banco o en un hospital. Si no le das la seriedad que tu carrera requiere, nadie te va a tomar en serio. Muchas personas ven al músico como poco más o menos que un mendigo debido a que muchos simplemente les gusta la vida bohemia que la música les puede ofrecer y no realmente la música en sí. Son más fan del bacanal que apasionados del instrumento. Es tu tarea hacer que las personas que te rodean piensen diferente de tu profesión y te respeten como cualquier profesional de la sociedad.

No te conformes

Aunque vas a encontrar a personas que te digan que no podés vivir como músico, la verdad es que sí se puede, pero tienes que hacer muchos sacrificios y esfuerzos que van a exiger el máximo de vos. No es solo “echarle ganas”, sino hacer que las cosas pasen. Si quiero tener un disco tengo que sentarme seriamente a ver cómo lo voy a hacer; si quiero tener un estudio de grabación, tengo que pensar bien qué equipo voy a comprar y de dónde va a salir la plata, y cómo voy a atraer a personas que graben conmigo. En la música la montaña nunca va a Mahoma, Mahoma es el que siempre va hacia ella.

Se honesto y sincero con vos mismo

Vivir como músico es a veces muy complicado. Existen mil motivos para no ser músico: reputación, trabajo fijo, deseabilidad social, seguridad laboral, etc. Pero para mí el motivo más poderoso para ser músico es la felicidad. Es probable que en muchos momentos te harán dudar de tu profesión, yo mismo he dudado algunas veces, pero no es menos cierto que si realmente la música te apasiona no habrá nada más gratificante que dedicarte a lo que amas. Si podés vivir sin la música, entonces deberías considerar otras carreras, pero si de tus poros salen notas musicales, estás hecho para estar al lado de ella siempre

La elección siempre ha de ser personal. Has de plantearte si te satisface, si es la forma de vida que quieres, y si puede chocar contra otros anhelos que tengas. No te dejes llevar por un sentido romántico e idealista de la vida, pero tampoco por uno únicamente pragmático. Pon las cosas en una balanza y tu verdadero interés, tus posibilidades económicas, el apoyo familiar, y el riesgo que quieras correr. Y después, elije si esto es verdaderamente lo tuyo.